Casa llena, barriga llena y corazón contento

Dieron las 20:20 y ya teníamos casa llena. Nuestra noche de pechakucha y discosopa había despertado la curiosidad de un ciento de tapatíos que se apretaban para ver qué les deparaba la noche.

La serie de charlas en formato pechakucha, un formato japonés creado para esparcir las ideas como susurros, comenzó con el Colectivo Ecologista de Jalisco que nos habló de cómo la biodiversidad es una manera de pensar. Tenemos que abrir la mente a las otras ideas y culturas para garantizar la superviviencia de la diferencia. Lo mismo sucede con nuestra biodiversidad alimenticia. Con esto pudimos dar la palabra a dos jóvenes emprendedores sociales con proyectos enfocados a la sustentabilidad de lo que consumimos por medio de huertos urbanos y cosechas locales. Enverdeser y Red Verde son proyectos con un modelos de negocio reedituables, no solo económicamente sino con un alto impacto en el medio ambiente y en la salud.

21

A medida que la noche iba avanzando, Hacker Garage, la casa que nos hospedaba, seguía llenándose. Los siguientes 7 minutos, fueron para nuestros invitados especiales del Taller del Asombro, miembros del club Slow food international quienes que con investigaciones y festines se proponen a rescatar ese momento sagrado que es la alimentación tradicional y que se pierde bajo los formatos del fast food a los que nos hemos acostumbrado. Tanto Adriana como Jaime sirvieron de preámbulo para Carolina del INADEJ, nuestra invitada de Arandas, un municipio cercano a la ciudad de Guadalajara quien nos habló de cómo la alimentación afecta nuestra mente. Cómo tenemos una estrecha relación entre lo que comemos y pensamos; mientras Pazy Flora nos recomendó varios alimentos para combatir enfermedades.

Y llegó el momento del brake, momento para estirar las piernas, comprarse una cerveza y darle un recorrido al primer espacio de coworking especializado en tecnología y sistemas de Guadalajara Hacker Garage, mientras nuestro próximo speaker se preparaba para sus siete minutos de debut. El reloj marcaba las nueve y media y Juan José Doñán, maestro y periodista, o como él se hace llamar Tapatiologo, nos abrió el apetito con una serie de platillos exquisitos que se realizan con excedentes, o mejor dicho con comida que la mayoría de personas tiran pero que, con creatividad, son capaces de conformar increíbles platos. Se habló del corazón de la ciudad como espacio donde se preservan las más tradicionales y mejor conservadas tradiciones. Polita, dueña del fatblogger La vida de Polita, también nos deleitó con una serie de recomendaciones de sus platos favoritos y nos invitó a apreciar la comida y a salir del closet de los golosos, aceptando que nos gusta comer y bien.

Por último, antes de que dieran las diez, cerramos nuestra noche pechakucha con otros dos invitados especiales, Antonio Cruz de Kurago Biotek quien argumentaba que la biotecnología comienza en la cocina, y que es en la alimentación donde está la nueva revolución. Finalmente, el Dr Gerardo Bernache, director del CIESAS, nos aterrizó con la triste realidad de los desperdicios en las ciudades y cómo, la manera de consumir y de producir basura no tiene ninguna sustentabilidad en nuestro planeta.

Y tal como dijo Regina en su cuenta de twitter, luego del blablabla viene el ñomñom. Más de cincuenta kilos de comida que rescatamos de mercados locales sirvieron para hacer la primera discosopa en Guadalajara al ritmo de Bobcats, una banda amiga. El menú estuvo más que exquisito: rollos de guacamole y mango en hoja de acelga, petit fours de cebolla caramelizada y menta, tapas dulces de mermelada de mango y puré de plátano, ceviche de coliflor, ensaladas de verdes, repollo y aguacate, aguad de mango y menta, salsa picantes de soya con mango, puré de camote con concrante pan pita, chicharrón de flor de jamaica guisada, chicharrón de menta salteada en pimienta, frituras de plátano y vinagreta de tornoja y menta. Además tuvimos la oportunidad de vender algunas de nuestras mermeladas, 100 % excedentes de guayaba y de mango que hicimos con los excedentes de algunas bodegas del mercado de abastos.

20140820_150721

5 2

 

La acogida fue increíble, los comensales comieron a gusto y lo que sobró se lo fueron llevando poco a poco algunos de nuestros invitados. El objetivo: que no se desperdiciará nada. Conocimos nuevos amigos, recogimos propuestas y sobre todo pasamos una noche espectacular en donde todos nos hicimos conscientes que tirar la comida va contra cualquier ética de la alimentación y que tenemos que abogar por la redistribución de ella: para eso está FoodFunding que no es más que una movimiento que quiere promover el cambio de hábitos. Muchas a gracias a todos los que participaron e hicieron posible este evento. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s